Marianna Dellekamp

Textos: Itzel Vargas Plata (@itzelvargasplat)

Ilustración: Julia Reyes (@julitareyes)

En 21 años de gestión en el mundo del arte, he encontrado que la presencia de mujeres siempre es insuficiente en relación a la de los hombres. Ya no es admisible postergar la igualdad o dejar en manos de otrxs que nuestra circunstancia sea distinta. De ahí que busco funcionar como una especie de altavoz para creadoras de artes visuales de distintas generaciones. He pensado mucho con quién iniciar mi participación en La pluma abominable: alguna de las pioneras del arte feminista en México o alguna artista que haya sobrevivido a la desigualdad y construido, a fuerza de talento, resistencia, perseverancia e inteligencia, una carrera.

Me decidí por Marianna Dellekamp (México, 1968) quien desde finales de los noventa comenzó a exhibir su trabajo. Aunque estudió fotografía, su obra se ha expandido a soportes tridimensionales. Su interés por procesos colaborativos es lo que más me llama la atención de su obra. Uno de sus proyectos más memorables es Biblioteca de la Tierra (2008), para la cual – a través de redes sociales – convocó a voluntarios a enviarle tierra desde distintos puntos geográficos de nuestro planeta, siempre y cuando esos sitios fueran significativos para ellos. Las muestras fueron recibidas y guardadas en contenedores de acrílico con forma de libro y su origen puede leerse en el lomo de cada uno de ellos. Con la finalidad de reflexionar sobre el coleccionismo de libros, logró crear una pieza de co-autoría, un acervo de referentes personales, geográficos y sociales que, como cualquier biblioteca, está abierta a crecer, leerse e interpretarse.

En este mismo sentido fue que en 2017 inició el proyecto Porcelana, a partir de reuniones con un grupo de 13 vecinas interesadas en el tejido. Después de algunos meses de sesiones de tejido, pidió a las participantes llevar un objeto relevante para ellas y compartirlo en el grupo. De lo reunido hizo un modelo, molde y vaciado, a fin de hacer réplicas de cada objeto en porcelana y en metal. Las versiones metálicas a pequeña escala fueron adheridas a pulseras y obsequiadas a las participantes para agradecer su participación en el proyecto. Posteriormente solicitó a las mujeres que rompieran las porcelanas, para luego regresar los fragmentos a su forma original, de acuerdo a la técnica de restauración japonesa kinsugi (en la que las roturas y reparaciones de un objeto deben ser evidentes) con la idea de que dieran cuenta de su historia.

La obra Porcelana (2017-2018) está conformada por un video a cuatro canales que contiene el registro gestual de las manos de las tejedoras,  además de las piezas de cerámica restauradas. Uno observa a las señoras trabajando al mismo tiempo que puede ver los objetos restaurados.  Un reloj, por ejemplo, único gesto de cariño que una de las participantes recibió de su padre, un hombre osco y duro. ¿Cómo no iba a ser importante? Imagino pocos símbolos materiales que puedan contener tanto. La experiencia propiciada por Marianna Dellekamp representó un espacio para hablar de sus relaciones afectivas incluyendo la de su esposo quien murió poco tiempo después que su padre, dejándola sola con dos hijas pequeñas.  Para la artista, este caso es representativo de la figura femenina, la cual se levanta innumerables veces, sin importar las adversidades que encuentre al enfrentar la vida.

Marianna Dellekamp desarrolla proyectos de largo aliento donde la investigación, la idea de comunidad y de reflexión participativa forman un sistema de correspondencias que dan vida a intercambios, indagaciones, imágenes y objetos enriquecidos de manera plural. La intimidad de quienes colaboran con ella trasciende a los recuerdos, a lo dicho y a las palabras que se quedan sin voz. En sus obras hay todo un río de conexiones, de relatos personales esperando conectarse con todas las piedras que toquen su cauce.


Itzel Vargas Plata es maestra en Arte Contemporáneo por el Sothebys Institute of Art de la Universidad de Manchester e Historiadora del Arte por la Universidad Iberoamericana. Fue Jefa de Artes Visuales y Curadora de Casa del Lago Juan José Arreola. Trabajó en la Oficina Curatorial de México en Arco 2005 y  en la Agregaduría cultural de la Embajada de México en Reino Unido. Fungió como Jefa del Departamento de Investigación del Museo de Arte Moderno, Ciudad de México y previamente fue Coordinadora de Exposiciones del Museo del Palacio de Bellas Artes. Fue Directora del Museo del Palacio de Bellas Artes, asesora del Museo Nacional de Arte, actualmente es curadora del Museo Universitario del Chopo y miembro del Consejo de cultura del periódico El Universal. 

2 comentarios en “Marianna Dellekamp

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s